Martes, 17 de noviembre de 2009


Escucha el audio de este relato, pulsando el botón play del cuadro siguiente


PAPA, ¿CUANTO GANAS?

La noche había caído ya. El pequeño hacía grandes esfuerzos por no quedarse dormido. Estaba esperando a su papá y el motivo bien valía la pena.

Los traviesos ojos del niño ya se iban cerrando, cuando, al fin, se abrió la puerta. Como impulsado por un resorte, se incorporó y soltó la pregunta que lo tenía tan inquieto:

- Papá, ¿cuánto tú ganas en el trabajo?

El padre, molesto y cansado, fue tajante en su respuesta:

- Eso, muchacho, ni siquiera tu madre lo sabe. Así que, no me molestes y vete a dormir, que es muy tarde.

- Pero, papá, solo dime cuánto te pagan por una hora de trabajo.

- Y dale con lo mismo. ¿Eso quieres saber?

- Sí, dime solo eso...

- Diez pesos. Eso gano por una hora de trabajo.

- Otra cosa, papá. ¿Me podrías prestar... cinco pesos?

- Caramba, uno no puede llegar a casa y ya están pidiendo plata... Así que para eso querías saber cuánto gano, ¿no?... Vamos, vamos, vete a dormir y no sigas fastidiando...


Sin decir una palabra más, el niño se alejó y se encerró solo, como siempre, en su cuarto.

Había caído la noche.

El padre había meditado lo sucedido y se sentía culpable y, queriendo descargar su conciencia dolida, se asomó al cuarto de su hijo. En voz baja preguntó al pequeño:

- ¿Duermes, hijo?,... Hijo...

- No, papá, dime...

- Aquí tienes el dinero que me pediste...

- ¡Gracias, papi!... ¡Ya completé!

El niño metió su manita debajo de la almohada y sacó otro billete, bien arrugado, de cinco pesos.

-  Ya tengo los diez que te pagan.

-  ¿Cómo dices, muchacho?

- Ahora, papá... ¿me podrías vender una hora de tu tiempo?

 


Tags: pensamientos

Publicado por amorxsiempre @ 16:05
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 10 de diciembre de 2009 | 12:54
Navidadeste es un pensamiento hermoso que en lo genenral a mi me parte el alma yo tengo una princesa de dos años y en verdad casi no estoy con ella se que hay que hacer sacrificios ante los hijos pero en verdad nunca dejen de darle aunque sea una hora de su tiempo para decirle lo muxo que les importa y queieren a su familia no hagan loque yo algun dia hiz reflexionen y nunca se desobligen moralmente de la familia no todo es dineroSonrisa
Publicado por Invitado
Martes, 01 de abril de 2014 | 20:33

es una bonita reflexion y creo que yo soy como esa reflexion, mis padres solo tinen tiempo de mis hermanos y cuando estan seguros que existo me "quieren" y yo solo veo y me gustaria pagar un buen tiempo por tener tiempo con mis papas